Estrategias de comunicación [v.2] /// Comunication strategies [v.2]

Seguimos al hilo con el segundo post del artículo dedicado a las claves que, dentro de las ponencias del OCA14 de la mesa al papel couché, trataron de desentrañar las estrategias de comunicación, tanto online como offline, para conseguir una mejor presencia en los diferentes medios de comunicación.

Tras la primera estrategia en la que nos centrábamos en los sistemas de trabajo y reflexión proyectual y donde hacíamos una crítica velada a la "brillantez gráfica", tal y como la denominaba Luis Fernández Galiano en su editorial del AV100 (crítica que tiempo después desarrollaron Cristina Díaz y Efrén García en su libro "Breathable", en la que indicaban que temas como la simplicidad, la economía de medios o la construcción de nuevas clases de espacios públicos a veces no eran tenidos en cuenta frente a una sobrestimación de los lenguajes visuales abstractos), damos paso a la segunda estrategia:

ESTRATEGIA E2 CONSTRUIR
Hoy, nos centramos en la segunda estrategia que aparece en nuestro esquema: Construir. Construir bien es difícil, se aprende con el tiempo. El concepto de "arquitecto con mucho oficio" lleva implícito una cantidad no cuantificable de horas de obra a su espalda. No pretendemos suplir asignaturas como Construcción o ese maravilloso libro de Cristina Sanz Larrea Proyecto, Normativa y Control de Calidad de Estructuras de edificación que es una guía fantástica de todo el proceso proyectual y constructivo. Simplemente queremos dar unos pequeños apuntes, dando por supuesto que la base técnica está controlada, sobre qué es lo que nosotros hacemos en las obras para conseguir que estén bien acabadas y qué hemos aprendido a fuerza de equivocarnos.

1. Modelos ensayados
Olafur Eliasson reflexionaba en su ensayo Los modelos son reales sobre sus mecanismos de trabajo. En él explicaba cómo los modelos habían evolucionado de ser una mera representación de la realidad, sin ser una realidad en sí misma, a ser los modelos de sus nuevos modelos; en otras palabras como el título expresaba claramente...los modelos son reales. Estos parten de trabajar con una realidad experimentada en un conjunto de obras, las cuales, a su vez han sido coproductores de una nueva realidad.

Ésta es, también, una de las bases de nuestro trabajo. No se entiende nuestra arquitectura como un único proyecto, trabajamos como los diseñadores de Prêt-â-porter, creando colecciones de moda cuyas piezas se encuentran interrelacionadas entre ellas. Cada arquitectura es modelo y base de experimentación de otra. Intentamos trabajar con soluciones que ya hemos ido probando, estableciendo pequeñas variaciones y mejoras aprendidas en cada proyecto. Y esa es una de las claves, el trabajar con soluciones aprendidas y ya verificadas en obra.

Fotografía © David Frutos

Recuerdo una conferencia de Juan Herreros en relación al Detalle Construido en la que comentaba que ellos apenas generaban un par de detalles nuevos al año ya que cada detalle nuevo puede implicar una solución errónea, por lo que trabajar sobre las soluciones aprendidas genera cierta seguridad en nuestro trabajo. Esto es algo que se puede apreciar en obras como el Casal de Juventud de Novelda y el Centro Social el Tossal, donde en la primera obra planteamos un sistema de encofrado visto con los acabados embebidos que fue el modelo de la materialidad de la fachada de la segunda.

2. Postura
Hemos aprendido a ir a la obra con humildad y a dejarnos aconsejar por aquellos que tenían más experiencia que nosotros. Los diferentes oficios tienen mucho que aportar, así como los encargados de obra, los cuales son los que hacen que la obra funcione. Un buen encargado puede suponer la diferencia entre una buena obra o una mala, por lo que ganarse su confianza es muy importante para conseguir su implicación total.

3. Colaboradores
Con esta postura de humildad y con la perspectiva de saber que estamos en continuo proceso de aprendizaje, nos rodeamos de técnicos con vocación de magisterio y la paciencia suficiente para soportar nuestras continuas preguntas. La elección de los colaboradores del despacho es muy importante, queremos profesionales que cuando no sepamos lo que debemos hacer nos ayuden a encontrar la mejor solución. El tener un arquitecto técnico en el estudio ha sido uno de los grandes aciertos de nuestra firma. Estos fantásticos aparejadores son la base de defensa de la obra frente a la constructora y una ayuda imprescindible para poder generar buenos edificios. Técnicos a los que siempre escuchamos y, a veces, sólo a veces, no hacemos caso.


4. Agentes
Una gran parte del proceso de aprendizaje se basa en la constatación de tus propios errores y en cómo los consigues solucionar, por lo que hemos aprendido que si convencemos a todos de la importancia de la obra que están ejecutando, que si conseguimos involucrar a todos los agentes, tanto promotores, administración, constructores, subcontratas y futuros gestores, todos suman y aportan lo mejor que tienen en beneficio de la obra. En cierta medida te conviertes en el coach de la obra, con la idea de que todo salga perfecto.

5. La obra está viva
El volumen de trabajo que implica una obra es mayor que el del proyecto. Se trata, por un lado, de un trabajo de negociación y mano izquierda para el que tienes que estar psicológicamente preparado. Por un lado, un trabajo técnico que implica generar multitud de detalles; la obra está viva y hay que acomodarse a su singularidad. El ir mucho a la obra, ahonda en la mejora de la confianza del resto de agentes (incluidos los diferentes oficios y el encargado) hacia el cuerpo directivo. Y ésta es la única forma de que todo salga tal y como te lo habías imaginado o como el espacio te pide, haciéndole un seguimiento exhaustivo. Esto nos pasó con los interiores del Casal de Juventud de Novelda, una visita del gremio del mármol, la industria más importante de la población, impulsó una normativa local según la cual todos los edificios públicos debían llevar piedra en sus acabados. Antes de que nos lo pidiesen, presentamos una alternativa técnica al consistorio que sustituyó la madera de la sala principal por piedra Bateig, modificando incluso el mobiliario fijo que se resolvió con el mismo despiece.

Fotografía © David Frutos

Con todos estos apuntes intentamos prever aquello que en tono jocoso nuestro antiguo maestro Joaquín Arnau contaba en el ciclo de conferencias, que se publicó bajo el título Foro Crítica: Arquitectura y Naturaleza, "...no consientas que la obra construida eche a perder tu proyecto (al menos antes de que éste se publique y esplenda)..."


Y ésta es nuestra forma interna de abordar los trabajos en la obra, esperamos que haya sido de vuestro interés. En los siguientes artículos iremos desgranando el resto de estrategias dando las claves de todos los ponentes para poder tener una mejor presencia en los medios.


Y como dice Lorenzo Barno... "Si te gustó el post, ya sabes, ¡dale vidilla por tus redes sociales!".

0 comentarios:

Publicar un comentario